martes, 22 de febrero de 2011

Reclamos de una sociedad que no admite reclamos

Sin ánimos de subestimar los justos reclamos de los diferentes sectores de la población, cada cual en lo suyo (no a la mineria a cielo abierto, aumentoa a los jubilados, y por supuesto aquellos que no sobrevivirian sin un carnaval) quisiera reflexionar sobre un sector que carece de una voz que verdaderamente los represente y que solo gracias a la caridad de unos pocos apenas y cubren sus necesidades basicas. Los pobres. Esos a quienes preferimos ignorar como si al voltear la mirada fuesen a desaparecer, esos de quienes no nos consideramos responsables pues ya bastante aportamos con nuestros impuestos y donaciones, o que´, peor aun. culpamos de su propia desgracia pues nos aferramos a la obsoleta premisa de que cada cual es el arquitecto de su propio destino (con algunas excepciones como en todo).


Que exista tanta pobreza en tiempos de crecimiento economico no es solo absurdo, es un crimen. Es el asesinato sistematico de los valores que forman los pilares de la sociedad. Alguien dira por ahi que vivimos  bajo un sistema donde el gobierno de el estado procura la prevalencia de la igualdad de oportunidades. Nadie con dos dedos de fente digiere semejante falacea. La igual de oportunidades solo seria posible cuando exista igualdad de condiciones. O es que el hijo de un fulano que estudie en los mejores colegios que el dinero pueda pagar, con una alimentacion a cuatro cachetes, con transporte hacia y desde la escuela comodo y seguro, esta a iguales condiciones y con similares oportunidades que aquel que deba decidir entre desayunar y pagar el pasaje a su escuela, entre alimentarse y comprarse los textos escolares.


Que podemos hacer¨? Mucho o muy poco. Cuantas veces nos atiborramos de cosas que no necesitamos pero sobre las que juramos tener derecho? Por un lado reclamamos aumentos salariales y pero por el otro pagamos a nuestros empleados (domesticos etc) solo lo establecido por ley y si los desdichados cometen la insolencia de aspirar a un ajuste, simplemente se les corre, porque alla afuera hay un monton en la fila...


Ya basta de tanta hipocresia ante la pobreza. Cuantos estarian dispuestos a acoger en su morada a alguna victima de la pobreza, alimentandola, ofreciendole tiempo, e instruyendola de como salir adelante, siquiera temporalmente.  Muchos lo harian por un animalito, y muy pocos por su prójimo. Asi es la mal llamada naturaleza humana. Nada natural y muy, pero muy poco humana.






A caranavalear, divertirse es lo que cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada