lunes, 13 de junio de 2011

La incorruptible corrupcion

Que fastidio.....Los medios dia tras dias engalanan los encabezados y titulares haciendo referencia inmediata a las acciones consideradas corruptas por los gobernantes de turno. Pareciera que tuvieran una super lupa magica y un peloton de encubiertos para dar con la corrupcion que inunda las instituciones gubernamentales. Y ahora que estan de moda los wikileaks la tarea se les ha facilitado. Lo cierto es que nos hemos acostumbrados a ser gobernados por corruptos. Cada cinco años la poblacion se apresura a votar, no por el menos corrupto, pues corrupto y politico estan a un tris de ser sinonimos, sino por quien mas promesas nos haga.  Los entiendo. Es algo asi como, pide mucho y conseguiras algo, pide un minimo y no recibiras nada, solo que a la inversa.
Y de esta manera el ciudadano, inmerso en sus propios asuntos, se ha inmunizado ante la corrupcion. Lo que es peor, ha sufrido una metamorfosis que lo llevo de testigo indiferente, a complice,  a ciudadano corrupto. Tan culpable es quien mata la vaca como el que le agarra la pata, solian deciar los viejos. Olvidaron incluir como culpables a quienes veian lo que pasaba y solo se recogian la bata. Y es que la corrupcion viene incluida en el software humano. La integridad tiene el precio que en determinada circunstancia consideremos justo. Que disparate no. Bueno, al final, no solo los gobernantes son corruptos. Lo somos todos. Directa o indirectamente. Por actuacion o por complicidad. Por comodidad y conveniencia. Porque nos consolamos a nosotros mismos.....ah no soy el unico, hay peores etc etc. Y es que acaso los medios no recurren a metodos nada honorables y bastante corruptos para exponer a los corruptos. Que fregados estamos. Los viejos tambien decian....muerto el perro, se acabo la sarna. No se si por analogia seria el mejor metodo para erradicar la ya incorruptible corrupcion. Que dices tu?


CABAL


No doy con la tilde, sera porque el software es pirateado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada